acuam_pacientalia

La mHealth o salud móvil ofrece numerosas oportunidades tanto para los profesionales médicos como para pacientes crónicos; y España es el cuarto país mejor preparado para la mHealth, solo por detrás de los países nórdicos y a un nivel similar a Reino Unido, según el último estudio realizado por la consultora research2guidance. En cambio, y a pesar de tener un entorno favorable en el nivel de digitalización, legislación y potencial de mercado, España no acierta en comunicárselo a los players principales, industria de Farma, laboratorios, profesionales y sobre todo pacientes.

 

En el mercado podemos encontrar desde apps para dejar de fumar, motivarnos para hacer deporte o para ayudar a los enfermos de alzhéimer, así como para regular el ciclo menstrual, hasta los propios dispositivos móviles que hacen un seguimiento de las frecuencias cardiacas. No podemos obviar la wearable technology, la tecnología ponible que engloba relojes inteligentes, gafas y zapatillas. Muy útil en medicina, como es el caso de las Google Glass, que desde el quirófano ofrecieron una clase magistral a unas 300 universidades de todo el mundo.; o los ensayos para conseguir unas lentillas que controlen los niveles de glucosa en diabéticos. La mHealth no es el futuro de la medicina, sino el presente. Y la relación unidireccional del médico hacia el paciente se ha vuelto bidireccional, convirtiéndose el paciente crónico en el receptor especial de este tipo de iniciativas.

 

El paciente crónico de hoy quiere saber más sobre su enfermedad, charlar por las redes sociales con sus edoctores, así como compartir sus experiencias con otros pacientes. Sociabilizar su enfermedad. ¿Estamos desarrollando las Apps y plataformas adecuadas? ¿estamos creando las que más nos interesan o gustan a el área profesional? ¿y el paciente? a parte de medir su enfermedad y autocontrolarse, ¿no quiere algo más?

No estaremos llevando el modelo médico y sus servicios al usuario en vez de aprender del paciente/usuario y acercarnos a él escuchando como interactuan y se relaciona online. ¿Qué necesitas querido Paciente?

 

Estamos hablando del paciente empoderado gracias al uso de apps y nuevas tecnologías y el nuevo rol del médico ante este escenario. Es vital poner al usuario en un centro relevante, el user experience journey en salud puede ser este:

  1. La salud es el tercer tema más buscado en Internet.
  2. Solamente sobre salud de la mujer en España hay casi 900.00 consultas y búsquedas sobre salud
  3. Los pacientes (crónicos naif, crónicos expertos u ocasionales) buscan casos como el suyo, referencias de éxito, prueba y error con otros pacientes como ellos, dialogar, quedar, conocerse, chatear.
  4. Y por regla general están bastante solos en este espacio propio donde, eso sí, suelen escapar de entorno protegidos por la industria, labs, o incluso asociaciones (nivel de asociacionismo en España del 1% tan sólo). No estamos entendiendo este tipo de relación y necesidad tratando de imponer nuestros requerimientos, ese no es el camino digital al paciente ni para su mejoría y por supuesto ahorro en costes a nivel adherencia la tratamiento ( gasto anual de 11.250.000 €)
  5. En consecuencia…el paciente crea sus ecosistemas sociales en foros, wasaps privados, blogs de patologías y asociaciones (múltiples sobre el mismo tema) con falta de control médico, contenido avalado y apoyo profesional.

 

¿Qué es exactamente lo que necesitan los pacientes? difícil saberlo pero observando y con algo de visión podemos detectar elementos, cada vez existe una mayor relevancia en el colectivo médico y de la enfermería, pero sobre todo entre los pacientes. Estos últimos necesitan interactuar entre ellos y comparar tratamientos, síntomas y experiencias con otras personas que se encuentran en las mismas condiciones. ¿Por qué? Porque los pacientes necesitan también sociabilizarse a nivel experiencias, dar y recibir apoyo, controlando su salud.

Concretamente, cuando lo pacientes están más motivados y se fija como objetivo su nivel de motivación y ánimo con un coacher y le lleva día a día a su meta, mejores resultados obtenemos. El KPi sobrevendido de recordatorio de toma del medicamento nos deja en los mismo niveles generales año tras año. Se lo vamos a recordar, por supuesto, pero no será mejor que lo recuerde el propio paciente debido a su interés en mejorar.

¿Qué se podría hacer para que las apps de Salud tengan mayor aceptación? Con el objetivo de conocer qué áreas se deben impulsar en la industria mHealth, la Comisión Europea (CE) ha realizado una encuesta pública –cuyos resultados fueron discutidos en una mesa redonda de la eHealth Week 2015, en Letonia- sobre el nivel de aceptabilidad de las aplicaciones móviles de Salud.

El 22% de los encuestados respondió que es necesario asegurarle al usuario la seguridad de sus datos, 17% señaló la evidencia de efectividad en el cuidado de la salud y el 16% apuntó a la necesidad de un marco regulatorio. La CE preguntó cuál sería la mejor forma de garantizar la seguridad de estas aplicaciones El 24% de los participantes expresó la necesidad de una guía sobre criterios de calidad, el 22% reclamó estándares europeos o internacionales, el 14% mencionó la regulación, otro 14% propuso un código de conducta para la industria y el último 14% apuntó a la creación de una guía para usuarios.

 

principales_apps_mhealth_esalud

 

 

 

¿Están cubiertas las necesidades de los pacientes? Una de las mayores preocupaciones de los usuarios de aplicaciones sanitarias es la seguridad de la información y la falta de evidencia clínica.

Teniendo en cuenta a los profesionales, su principal preocupación, y por la cual utilizan pocas apps de salud, es que no saben hasta qué punto son fiables y cómo estarán de preparados los pacientes para utilizarlas. Sobre los usuarios, son las mujeres las que más utilizan aplicaciones para la gestión de la salud, sobre todo asociadas al control del peso y el embarazo, según ha señalado para Mobile Health Global la profesora de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), Alicia Aguilar. Los hombres tienen interés en apps fáciles de utilizar y los jóvenes prefieren que sean atractivas y fáciles de descargar, y que puedan obtener un feedback motivador, según el estudio realizado por Aguilar.

Ese feedback motivador es un factor primordial que escasea en la mayoría de aplicaciones. Por ello, desde Acuam pensamos que el estado emocional de los pacientes se debe superponer a los recordatorios sobre la toma de la medicación o el monitoreo de la enfermedad –que es la única usabilidad de las mayoría de apps sanitarias-.

El acceso a Internet desde móviles se multiplicará por 10 en 2019, cuya prioridad de los pacientes a la hora usar aplicaciones son la información y la comunicación.

¿Cuál es realmente el papel de la tecnología móvil en el sector sanitario y cómo se puede aumentar la eficiencia de la sanidad gracias a estas apps y wearables? Lo estamos haciendo bien, pero pienso que solamente en una parte, aunque evidentemente es vital, pero no global – en el servicio médico, autogestión, autocontrol – estamos más que aprobados, pero en entender al paciente a nivel persona, aún nos queda un largo camino digitalmente hablando para conectar con el sin tantas funcionalidades en el menú de la nuestra APP.

 анализ сеоraskrytkaВладимир Швед