La falta de adherencia al tratamiento genera 22.000 millones de gasto público. Tan solo el 30% de los pacientes crónicos los finalizan, lo que provoca 200.000 muertes al año. Este hecho no hace más que poner de manifiesto que se está fallando en algo. Los pacientes se sienten solos y el resto de players del sector, a pesar de los esfuerzos que está realizando, no está consiguiendo llegar a ellos.

No se trata únicamente de escucharlos, también es importante analizar cómo interactúan entre ellos. Ofrecer soluciones a sus dudas. Apoyarles a través de comunidades, prestarles asistencia en materias legales, darles a conocer que hay alternativas que quizá desconocen, como por ejemplo, casas de acogida para trasplantes de médula, o servicios de homecare.

A través de plataformas como Pacientalia o Dudas de Mujer, en Acuam® HealthCare llevamos tiempo observando y analizando el comportamiento de los pacientes para saber exactamente cuáles son sus necesidades. Teniendo en cuenta que la consulta sobre síntomas es la tercera función más utilizada en Internet, después de leer el correo electrónico y usar buscadores, se trata de una tarea casi obligatoria.

Escuchando a los más de 200.000 pacientes de las comunidades de nuestros clientes, con patologías tan diferentes como cánceres de la sangre, psoriaris, o distrofia muscular de Duchenne entre otras, tratamos de buscar las soluciones a sus necesidades. Conseguir una concienciación y una reacción con el fin de mejorar su calidad de vida es, sin duda, nuestro objetivo prioritario.

En Acuam® HealthCare gestionamos 1,5 interacciones con pacientes cada segundo y tenemos un alcance superior a los 9 millones de personas por canal.

El que las expectativas de los propios pacientes sobre el sector healthcare no sean las esperadas es culpa, en cierta medida, de cómo se está abordando esta problemática. Generar conciencia de la oferta de apoyo que tienen a su alcance es mucho más que plasmar determinados casos en las redes sociales. Requiere una inversión que algunas organizaciones no pueden, o no están dispuestas a justificar.

Sin embargo, la solución no tiene por qué estar únicamente en la industria, se pueden crear sinergias y vincularse con la innovación. Un caso de éxito que ejemplifica lo mencionado es el de Circulation, una plataforma que coordina el transporte no de emergencia para pacientes, en conjunto con los sistemas de salud y Uber, Lyft y similares. Desde su lanzamiento, en septiembre de 2016, la compañía ha establecido relaciones con más de 1.500 instalaciones médicas en 45 estados de Estados Unidos. No es de extrañar que donde otros ven obstáculos, uno de sus co-fundadores, John Brownstein, Ph.D., profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y miembro de la facultad de investigación del Hospital de Niños de Boston, sólo perciba nuevas oportunidades. “Llevar a las personas a las citas es crucial porque hay muchos factores implicados en ello. Además, en este concepto cabría la posibilidad de incluir la entrega de medicamentos recetados o el equipo médico requerido”.

Las aplicaciones móviles y los chatbots también han proporcionado un fuerte impulso a la atención a los pacientes revolucionando la oferta de servicios y el soporte médico y farmacéutico. Sin embargo, nunca hay que perder el foco en el paciente. Es imprescindible pensar, no ya tanto en lo que se le puede ofrecer, sino en lo que verdaderamente quiere y necesita.

Apoyo en los tratamientos oncológicos, asistencia en el cuidado infantil, atención psicológica y emocional… El espectro es tan amplio como lo es la propia humanidad y la incorporación de la experiencia del paciente en las decisiones de valor, asentada en el núcleo de todo lo relacionado con el apoyo y el servicio, es ya un pilar en esta era de los resultados. Y aunque la atención al paciente es cada vez más sencilla e inmediata la pregunta siempre será la misma, ¿se está respondiendo realmente a las necesidades de la sociedad?



Óscar López
CEO de Acuam HealthCare