Los bots han sido en este 2018 los touchpoints que más rápido han crecido. No obstante, en el sector salud actualmente solo pueden asumir determinadas tareas, aunque sus posibilidades aumentan a un ritmo vertiginoso.

Si observamos los healthbots desde la perspectiva del patient journey, nos encontramos con un instrumento excelente para gestionar visitas al médico o al hospital, y posiblemente para llevar a cabo algunas de las tareas posteriores a la consulta o el alta. Todas las cuestiones que requieren la interacción con el paciente y la intuición aún deben ser realizadas por un médico por lo que su estado actual se encuentra, aparentemente, en un nivel de ‘asistente’, algo que podría cambiar en un futuro no muy lejano.

En la misma línea, nos encontramos con un auge en el uso de blockchain y la globalización de datos. Los pacientes no dudan en compartir información privada y confidencial para poder encontrar respuestas inmediatas a sus preguntas relacionadas con su salud.

Los chatbots ya están trabajando con éxito en la atención médica, principalmente en la comunicación entre médicos, instituciones, y pacientes.

Existe un gran volumen de datos en circulación en lo que respecta a registros médicos, casos clínicos, planes de adherencia a tratamientos, etc., pero todavía no hay una completa garantía sobre su seguridad. De hecho, en el año 2017 se notificaron al menos 477 vulneraciones de datos de atención médica al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de los Estados Unidos o a los medios de comunicación, que afectaron a 5.579 millones de registros de atención médica de pacientes.

El blockchain al servicio del healthcare es un terreno a potenciar en España. Generando diálogos inteligentes con un interfaz natural de comunicación, como es el chat, e incorporando la tecnología de blockchain, logramos concebir una manera de ofrecer seguridad a los pacientes en la confidencialidad de sus historiales médicos. Lo incorporamos a nuestras propuestas, sin necesidad de tener entre manos macroproyectos, para crear comunidades de pacientes expertos y acompañarlos en el cuidado de sus patologías para mejorar su calidad de vida y ser cómplices en compartir sus emociones y motivaciones.

Algunas de las múltiples ventajas que presenta esta combinación de tecnología son las siguientes:

• Ofrecen inmediatez.
• Acceso a la salud para más gente de una forma más transparente y segura.
• Información y seguridad en el guardado de la información médica de cada paciente.
• Trazabilidad de medicamentos e incentivos para los pacientes en el cuidado de su propia salud a través de “recompensas”.
• Permiten tener una conversación inteligente, fluida, y con sentido con un amigo virtual.
• Proporcionan conversaciones posteriores espontáneas para interesarse por la situación, o necesidades del paciente, o simplemente recordar que el bot ‘confidente tecnológico’ está ahí.

En lo que respecta a sus usos, también son numerosos:

• Atención médica directa con resolución de dudas basadas en datos ya almacenados.
• Orientar en diagnósticos.
• Pacientes crónicos (seguimiento, adherencia, health coaching, etc.).
• Gestión de la visita médica para saber a través de las empresas qué contar, tratar puntos fuertes y débiles…
• Guía informativa para diferentes patologías a nivel de qué hacer, guía del paciente, apoyo legal, emocional (psoriasis, oncología, inflamación, esquizofrenia…).
• Educación de la población ante la falta de visitas al médico.
• Recopilación de data de análisis clínicos, estudios poblacionales.
• Venta de productos parafarmacia.

Continúa leyendo en PMFarma.