En España, 8 de cada 10 individuos acuden a canales online para realizar consultas relacionadas con la salud, cabe destacar que este dato va en aumento y al día de hoy, es superior a acudir a una cita médica (77%) o consultar al farmacéutico (46%). Datos según Encuesta “El Rol de Internet en el proceso de consulta de información sobre salud”. Pfizer Son muchos los pacientes que, antes de recurrir a la ayuda de un profesional, deciden indagar por su propia cuenta en el denominado “Doctor Google”. Esto viene dado a que la audiencia evalúa a los canales digitales como accesibles, cómodos y con inmediatez.

Este tipo de valores y no siempre favorables, han dado paso a la aparición de una enfermedad denominada cibercondría la preocupación obsesiva por la salud que lleva a consultar internet continuamente para confirmar enfermedades que se cree o se teme padecer, habitualmentegraves”, según La Fundación Fundeu.

Un 60,5 % de los internautas buscan información y consultas sobre salud, y uno de cada cinco realiza la misma búsqueda a través de las redes sociales.

Por lo general, la lista de “enfermedades sospechosas” que se encuentra en internet va de un simple estrés a un posible cáncer (en casi todos los síntomas que se averiguan figura un cáncer como posible causa); existe una tendencia a inclinarse por el “peor escenario posible”. Tal y como lo podemos ver en la campaña Don’t google it!. Es decir que ante la lista de enfermedades que arroje la búsqueda, el “afectado” siempre pensará que padece la peor de las posibilidades, sin tener un diagnostico previo en una visita médica y que probablemente no sea un caso grave.

La relación de los pacientes con la información médica que circula en internet, es uno de los temas actuales de debate entre los especialistas de la salud, hoy en día los pacientes tienen acceso a millones de fuentes como blogs, foros, redes sociales de todo el mundo con contenido poco fiable.

Cabe destacar que un 43% de esta población que busca en internet, considera que la información suministrada no sea de calidad y un 32% no confía del todo en dichos testimonios.

Lo que el paciente digital espera en la relación a este tipo de consultas tienen que ver con el grado de confianza en la información que se deposita, un 30% demanda que el origen sea  de una fuente fidedigna, avalada y/o creada por profesionales médicos, asociaciones de pacientes, sociedades científicas, laboratorios y empresas farmacéuticas.

Aprovechemos a estar ahí, en donde el paciente se ha convertido en un paciente activo y empoderado y, responde a un perfil en el que ha incorporado los medios digitales, no llegando a sustituir del todo los canales tradicionales, sino que los ha adoptado como manera complementaria. La mayoría de los pacientes (7 de cada 10) que acudieron a medios digitales buscaban ampliar información y un 57% buscaba comprender mejor el tratamiento y/o la enfermedad. En resumen, un paciente busca online lo que no puede obtener por otros canales, principalmente en la visita médica, un lenguaje claro, cercano y poder compartir experiencias con otros pacientes similares con la misma patología.

Internet se incorpora como referencia, y presenta un crecimiento en relación a la confianza y fiabilidad otorgada: un 93% otorga confianza al médico, 84% para enfermería, farmacia 80%, la confianza en Internet  va creciendo y se encuentra con un 77%, por encima de las asociaciones de pacientes.

Un claro ejemplo de plataformas fiables es Dudas de Mujer, un portal gratuito dedicado a la salud femenina, donde se pueden encontrar testimonios reales de otras mujeres y consejos de profesionales colegiados de varios ámbitos de la salud.

Entre otras plataformas y o portables médicos ( webs, blogs y apps) que existen con información fiable y fidedigna, destacamos a los siguientes:

La aplicación creada a través del proyecto La Escuela de Pacientes recoge toda la información generada en el Aula de Cáncer de Mama. Noticias, consejos, vídeos y presentaciones con la intención de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad crónica.

MyLeaf  con un tracking diario, los pacientes de enfermedades raras pueden ir gestionando y controlando los síntomas, los medicamentos necesarios o las reacciones adversas. Cuenta con una sección de comunidad, donde otras personas en su misma situación comparten sus experiencias, dentro del app el paciente puede gestionar la evolución de la enfermedad, datos muy útiles para que los médicos puedan seguir la evolución del paciente.

Diabetes a la carta, una aplicación móvil con la que se puede gestionar la alimentación cotidiana de una persona que padece este tipo de patología, de forma sencilla, equilibrada y segura luchando contra las condiciones provocadas por esta enfermedad. Ha sido elegida entre las mejores apps de salud la Fundación Isys.

Es la hora de que la industria farma tome las riendas y haga presencia con plataformas, sitios y portales informativos digitales seguros, confiables y que estén avalados por profesionales del sector. Esta realidad ha impactado ya en muchas entidades del mundo de la salud, que poco a poco van conquistando ese espacio hasta ahora liderado por el “Doctor Google”. Tomar la acción en lo que respecta a patologías y manejo de las enfermedades es una responsabilidad de los profesionales y, que con expertos digitales, puedan crear estrategias para poder localizar, focalizar y cuidar de los pacientes, para una mejor calidad de vida entre la atención médica física y el apoyo digital.

Un claro ejemplo de plataformas fiables es Dudas de Mujer, un portal gratuito dedicado a la salud femenina, donde se pueden encontrar testimonios reales de otras mujeres y consejos de profesionales colegiados de varios ámbitos de la salud.